domingo, 22 de junio de 2014

La crítica de la crítica- ¿Por qué el capitalismo? ¿Por qué Argentina-Irán?

Un buen comienzo espantar las variables poco fiables:

El mundial tiene como por arte de magia toda una serie de negaciones al pensamiento. Divertido es ver a los periodistas deportivos, y los periodistas políticos ante la mezcla necesaria de este evento. Podemos saber desde el primer momento que la mezcla genera cuestiones originales, y una gran cantidad de inconsistencias que no llevan a ninguna parte. La primera de ella, es pensar ¿Para qué análisis sociales para un partido de 90 minutos? Bueno una parte de ello es la obsesión de pensar a las sociedades como híper-simplificadas, es cierto que de esto se desprende lo que no se quiere decir, ¿No estamos ahorcando a la Opinión Pública? Podemos considerar que sí. Decir que la Nación es la selección tiene un sentido hasta simpático siempre y cuando no se genere la creencia en esto como forma absoluta, ¿se puede pensar seriamente que el futbol tapa todo? O se trata simplemente de negarse.

Justamente por eso, neguemos la interdependencia de uno y otro y veremos la riqueza que se encuentra por debajo.

Será por el bombardeo de propagandas hasta a veces abusivo con el cual el capitalismo hace de la vida- mercado interno versus “híper consumismo”, una infinitud de consumos sin demasiado sentido, incluso políticos que hacen del “populismo” una mercancía más de corta vida, el nihilismo tiene posibles interpretaciones muy interesantes. Pero antes que nada, vale decir, hay un soberbio oportunismo en sectores kirchneristas o no- el oportunismo viene de la mano de la crisis orgánica en Argentina- de hacer del mundial un tema de debate para las cosas más increíbles. ¿Tiene sentido pensar en esta forma? Podemos decir que sí, el Mundial tiene que ver con el ánimo colectivo del país esto encima ha sido reforzado por la historia nacional, y sobre todo por el Mundial 78´ en cual argentina fue campeón frente a la dictadura más salvaje de su historia, es sin duda el eterno retorno de lo reprimido, en otros países esto no pasa, incluso Brasil tiene un problema muy distinto frente a la represión y al mundial. Pocos se han tentado de no abordar esta idea a fondo en alguna de sus partes, más cuando podemos observar que las “revanchas” que se puedan dar en el futbol poco hacen para cambiar la realidad del capitalismo. Sería bueno que el dicho de Cristina Fernández de Kirchner de que la copa quede en la patria grande, fuera tomado como un gesto de generosidad para figuras como el Unasur o el MERCOSUR, y no simplemente como un acto de buena voluntad frente a selecciones europeas, y por supuesto esto termina por ser muchas veces superficial. 

¿Por qué ponerse a detallar este punto? En parte porque muchos pecan de pensar que están por encima del gobierno o de los medios de comunicación, esta patética distancia inexistente se hace evidente en cuanto a la orfandad de temas- ¿Estamos vacíos de críticas realmente importantes en cuanto a la transformación del capitalismo y problemas dentro de los procesos latinoamericanos? ¿Cambio en algo la lucha entre populistas y anti-populistas? Cuando se lo considera, la “guerra de posición” cede muy rápido a la lógica del Twitter- gran velocidad nula profundidad y hasta cierto rechazo por aceptar lo contradictorio de la realidad, todo tema cambia rápidamente y las posiciones van desde lo romántico hasta lo patético. ¿Por qué no decir una verdad evidente? Estamos en un proceso complejo, Argentina no suspende gran parte de sus problemas, el mundial situado en Brasil puede ser el peor o el mejor de los mundial pero incluso así poco le suma a grandes cuestiones que no son sepultadas.

  • América Latina y el mundial:

No tiene sentido pensar que el mundial es el momento más generoso para la Patria Grande- sí podemos pensar que el momento más importante fue el inicio del ciclo económico en alza de precios internacionales que llevó a la distribución del ingreso, cómo se hizo, y qué ocurrió en este proceso es lo que vale la pena considerar. Sí podemos decir que este gobierno tiene una intención más latinoamericanista que otros. Podemos decir sí que se quiere prescindir un poco del chauvinismo de la mayoría de la población pero como muchos sobre actúan su lejanía con supuestas ideas fascistas, el mundial no es la mejor manera de unir pueblos. Sí podemos ver como el deporte lleva a la idea de competición y donde se pueden ver actitudes de fair play y muchas veces bajezas. Nada distinto que al futbol convencional.  

En este sentido cabe considerar, la unión de las naciones latinoamericanas muchas veces queda en el verso cuando sólo se centra en cuestiones como estas, podemos saber y estar seguros que hay un debate en torno al futuro de Brasil y el papel de este mundial. Esto tiene una importancia para la región como lo tienen otros eventos, uno de ellos es el relativo alejamiento que hay con lo que ocurre en Venezuela. Decir ciertamente y sin temor a equivocarnos es que el pedido de indagatoria de Boudou y el papel del Juez Griesa, afectaron una parte de lo que debería ser el descanzo “supuesto” por parte del mundial- esto sí tiene un efecto el cual tiene que ver exclusivamente con la Opinión Pública argentina que tiene plazo 2015 y no con Brasil que tiene uno mucho más corto.

Los que se encuentran entre los defensores del gobierno nacional siguen interpretando que la centralidad está en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Esto en parte es así, porque luego del éxito electoral de Sergio Massa, el cual tuvo una escasa pero si cierta repercusión internacional, e interregional, no hubo nada que pudiera llamar la atención, todas las crisis del gobierno tienen que ver con hechos del pasado, la discusión por el “legado”, lo cuál es insólito, porque en Argentina sólo Menem, pudo darse el lujo de permanecer en el poder hasta el final de su mandato en un momento crítico. Argentina y sus medios de comunicación juegan a la bipolaridad fácilmente y a menudo ¿No es hora de parar la pelota para ver qué partido se está jugando? Claramente esto no es algo que les importe a los operadores de la opinión pública.

Ciertamente que hay una progresiva idea triunfante del video-política, Canal 7 y DeporTV son las señales por las cuales el gobierno toma iniciativa y se hace más presente en el mundial de lo que podría haber sido de otra manera. Esto llega a tal punto que todo lo que ocurre con la selección tiene teorías que la relacionan con cierto papel gubernamental, y esto a la vez tiene que ver con la suerte del técnico Sabella que dio a la Garganta Poderosa, el papel de dar a conocer sus ideas a favor del gobierno.

Es importante recordar que Argentina tiene en muchos aspectos una serie de factores que parecen que escapan a su control, uno de ellos es el poder de la negociación de la deuda, quieren decir lo que quieran- estas son las operaciones mediáticas no mucho más ambiciosas que esto, Argentina y la mayoría de los países de América Latina pueden negociar mejor sus deudas cuando tienen alto nivel de reservas y esto incluso lo dice el diario Clarín de la mano de Van der Kooy cuando dice que Néstor Kirchner pagó 10.000 millones de dólares para deshacerse de la presencia del FMI. ¿No es importarle decirlo en una forma clara y concisa? ¿Acaso un país como Argentina puede esperar buenos servicios de los Estados Unidos? ¿Nosotros haríamos eso en el caso de que la situación fuera la inversa? Esto no debería llevar a exagerar el chauvinismo, “Patria o Buitres” tiene un sentido pero este sentido está sujeto a acciones del gobierno que poco cambia el apoyo que puedan tener de la gente en general. En este país, el nivel de tasa de interés puede cambiar de acuerdo al BCRA y mucha gente simplemente no se entera, eso no quiere decir que esta acción no pese de forma importante en la manera en que se define el futuro del país. Las decisiones políticas no comunicadas directamente por Cristina Fernández de Kirchner impactan.

  • ¿Se trata de definir Latinoamérica?

Contrariamente a los que muchos consideran, sí se trata de entender muchas cuestiones atadas a la manera en que se entiende a Latinoamérica y a la economía internacional. Lo fácil es quedarse en simplificaciones como una región arruinada o un faro para la humanidad. Esto hace sobre todo que se pierda la mira y no se amplié la reflexión. Lo que ocurre es que definitivamente hay distintos planteos políticos y económicos y que la región más importante por su PBI y población es Brasil. Justamente este país hizo el mundial, ¿Puede hacerlo hoy en día otro país de Latinoamérica? ¿Vale la pena hablar de Argentina 1978? Otro organizador del mundial. Podemos decir antes que nada, que el gobierno de Brasil está asumiendo un alto costo por hacer este mundial, lo que quiere decir que una política a largo plazo que suele elogiada o no tiene mucho que ver con el exitismo. Su fracaso o éxito si va a hacer reflexionar si a los países de la región les sirve llevar adelante estos juegos o no, como se aprendió en otras épocas, tal vez el papel con la relación con el FMI, se aprendió post-facto, y “aprender” en el sentido burdo del termino.

Poco inteligente es hoy pensar que el mundial no es un espectáculo. Más que nada cuando se considera que el Mundial en sí mismo es la excusa que se usa desde medios de comunicación para poder transmitir sensaciones de todo tipo- el “optimismo” y el “pesimismo” funcionan si se enmarcan dentro de eslóganes, y principios bastante vacíos, puede sin duda que se peque de racionalista pero muchas veces vale la pena hacerlo. También es cierto es que pese a la pretendida objetividad de los medios de comunicación porque es muy rentable, la trasmisión y la opinión sobre el mundial es lo que más vende. Esto tiene que ver con cuestiones muchas veces puramente económicas, incluso hoy, muchas veces es mejor Messi que cualquier otro político, por el hecho de quién lee el diario y lo que quiere leer. ¿Cambia esto algo de lo que es el fondo de la lógica de los medios de comunicación?  La respuesta es no, por el contrario la refuerza, se trata de una necesidad poder entender que antes que nada los medios de comunicación son empresas, y su ánimo de lucro no desaparece, muchas veces hay una exageración en cuanto al papel “gramsciano” de los medios de comunicación. Nadie que quiera leer la realidad de Latinoamérica debe evitar pensar, qué por encima de los lobbys y de los intereses, hay un negocio simple y llano vender información. ¿No es por eso que los diarios opositores venden con catastrofismo la crisis en torno a los fondos buitre? La respuesta es evidente y es así, el Sí, es casi pedagógico, una serena confianza en el gobierno argentino hace vender diarios, ni para defenderlo ni para criticarlo, la Argentina tiene que necesitar de épica muchas veces en forma no muy brillante por la lógica de sus propios medios de comunicación, Abdalá Bucaram fue en Ecuador la muestra más clara de ello- mediático hasta el absurdo pero a la vez superfluo, pero eso no quiere decir que haya un plan realmente claro en torno al papel de los fondos buitres- sino se olvidaría lo que fue la política del Departamento de Estado de Estados Unidos en la década del 70´- el Plan Cóndor sí fue una política desde el exterior clara, y muy concreta sobre el futuro de América Latina, en este caso la línea se torna gris y borrosa. Es absurdo considerar que se trata de un plan maestro, si podemos ver como subsisten intereses muy importantes en cuanto a esta deuda, pero la pregunta, ¿Cómo convencemos a los Argentinos que paguen y no traten de buscar una quita, u otra alternativa? Esto está muy lejos de la lógica del capitalismo internacional. Sí tiene que ver con intereses concretos, incluidos bancos nacionales que esperan ganar dinero con la intermediación, y bancos estadounidenses que esperan básicamente lo mismo.

¿Estamos seguros de que se trata de una línea fácil de seguir? Podemos decir que la sociedad no es tan sencilla de subestimar. Hay cuestiones políticas claras en cuanto al clivaje que pesan mucho más de lo que muchos podrían considerar, “Patria o Buitres” tiene un peso pero no tiene el peso de “Patria o muerte” tampoco se trata de algo digno de ser comparado a la invasión norteamericana en Bahía de los Cochinos, forzar las imágenes ha hecho de todo este proceso de bolivarianismo presa de cierto amarillismo.  Esto es importante porque cuando se considera, no va a salir la crisis política del gobierno argentino en un lugar sencillo- la crisis es una crisis de modelo productivo, igual que la venezolana, ir a esta última instancia es fundamental, el optimismo contra toda esperanza no tiene sentido electoral- el costo beneficio es un costoso estímulo hacia el pragmatismo y es la herramienta preferida de los medios de comunicación- no se condiciona a los gobiernos desde cualquier lugar. La metafísica que se destila en muchas columnas de opinión puede resultar risible desde el punto de vista del análisis político, no hay una perspectiva plebeya en estas cuestiones- más bien por el contrario no se trata como la estatización de YPF, un claro símbolo de la tradición nacional y popular, sino de una oscura seguidilla de un contrato extenso y de una arena difícil para lo que muchas veces se entiende por populismo, es un proceso lento e institucionalizado difícil de simplificar en consignas. Se trata por el contrario de un análisis que escapa a la coyuntura, la deuda externa argentina tiene una explicación que muchas veces escapa a la gente ya sea kirchnerista o no- definición muchas veces propia del periodismo no de la ciencia política, a la ciencia política le sirven los votos, las encuestas y otros datos como el presupuesto, deja esta última instancia sí a los periodistas porque sabe que su labor es para bien o para mal “convencer”, esto debería ser lo preocupante sin embargo no lo es.

En este sentido, vemos que se trata de una manipulación más, y no podemos sino preguntarnos ¿Es necesario? Argentina poco peso tiene las ideas relacionadas con una grieta o una división si más bien con las ideas más relacionadas con el delirio y la ausencia de juicios objetivos- ¿Hay que pensar que un revés en una sentencia condena más al país que una crisis energética de larga duración o la presión inflacionaria? ¿Acaso si no se agudizará demasiado cualquiera de las tres no arrastraría a las otras? No podemos siguiera pensar que puede pasar después de 2015, y todo candidato a presidente trata de dar un consejo sobre una decisión que no va a tomar él de una forma que peca de fragmentaria y poco útil. Esto tiene un costo, y este costo no se aborda seriamente, justamente es una verdadera fuga de lo público.

Lamentablemente Argentina especialmente tiene una tendencia a la tematización, y su eje es “Medios/Gobierno”  que tiende a reducir muchas cuestiones. La primera de ellas, importante, ¿Por qué hay una diferencia entre Republicanos y Demócratas en torno al papel de Argentina?- entender la propia punga política norteamericana puede ahorrarnos el ombliguismo en el cual nos quieren condenar. Este hecho no es menor pero claro es impopular, tratar a la sociedad latinoamericana como algo digno de ser analizado hasta la desesperación quita de lado que el árbitro es Norteamérica, especialmente Nueva York. Esto tiene un peso que no puede ser ignorado, se trata de una cuestión esencial. ¿Le importa tanto Argentina a Estados Unidos? La muestra de lo que es el papel de su prensa da una respuesta amarga, Estados Unidos sigue tratando a este país como parte de su patrio trasero, por lo tanto la desprecia y en esto se muestra que no somos un país canalla como Corea del Norte o Irán sino un país condenado a no ser lo que debería ser, como ya más de una vez dijo The Economist sobre la decadencia argentina. Podemos estar conformes con decir esto, pero también sabemos que son muchos los que tiene en cuenta el papel de este fallo. Lo que no es fácil de determinar es en qué forma lo han tomado. Porque cuando se lo considera, se trata de una serie de relaciones no despreciables. ¿Estados Unidos podrá decir que es un garante de la parcialidad en pro de los fondos buitres? ¿Acaso alguien considera que los presidentes de Asia, Oceanía, Latinoamérica van a tener deseos de buscar a New York como garante?  Los presidentes muchas veces no son tan ingenuos como los quieren vender los periodistas, por más que se hable de corto plazo, no caer en los mismos errores es parte importante de los gobiernos argentinos. ¿Acaso no se recuerda la idea del club de deudores que fracaso durante la gestión de Alfonsín? Este es un hecho que no es menor. Se trata como siempre de las variantes de nuestra propia historia que suelen ser descartadas. Este es el problema cuando se lo piensa en clave de “Patria o Buitres”, se peca muchas veces de lo superfluo. No se trata de una pelea pre-determinada sino de decisiones.

En este sentido, vale decir que no se trata de hacer muecas poco graciosas sobre la situación europea, y sobre la situación latinoamericana sino de entender de qué se trata el fondo del problema, la interdependencia o no de las economías latinoamericanas, no tiene nada de provechoso para pretender simplificar los problemas del capitalismo. ¿Tiene sentido pensar que Argentina como una isla aislada frente a Estados Unidos? Tiene sentido si asumir lo que fue el default de 2001, su costo fue de lo más importantes en la historia de Latinoamérica, que Bush y Griesa, tomen la misma idea de que Argentina hay que disciplinaria no es por Argentina en sí misma, ni por su presidente, se trata de cuán lejos se puede llegar en la ruptura del orden financiero internacional. ¿No es justamente esta diferencia, la permanencia de Grecia, España, Irlanda en la zona euro más importante? La respuesta es sí, muestra que el capitalismo tiene varias respuestas locales. Podemos decir que sin duda que al no estar integrados al ALCA, al no estar dolarizados, tenemos la paradoja sobre la cual se ha basado el capitalismo en estos últimos diez años. Primero, la presión para obtener renta extraordinaria por parte de las grandes empresas, actualmente las petroleras como en el caso de Vaca Muerta. Esto quiere decir que mientras que el Club de París, logró cambiar su postura, la cual fue vista irreductible, tiene sentido considerarla como parte de una búsqueda siempre de ampliación del beneficio. Más claro es pensar que los fondos buitres tiene una conexión donde puede decir que no se trata de otra cosa que de la rapacidad. ¿Podemos pensar en un capitalismo sin fondos buitres? Podemos decir que no, porque esta deuda que no vale nada, no la compran socios latinoamericanos con al paciencia para esperar que Argentina, Brasil u otro país, obtenga estos beneficios.  Lo obtienen grupos especializados, esto tiene que ver ciertamente con la forma en que se manejan las deudas, esto ocurre también en Europa. ¿Quién le debe a quién? Es un hecho importante en el enfrentamiento político. Este enfrentamiento no es menor. Poco tiene que ver con el presidente de turno. Lo que sí ocurre es que la presión por parte del capital interno y externo tienen caras bien distintas- a) la fracción de la burguesía nacional tiene una forma clara, cuando se logra la devaluación a principios de año está fue beneficiada. B) la fracción de la burguesía internacional tiene intereses claros, los países emergentes son países que crecen rápidamente y donde la inversión puede entrar y salir fácilmente. En este esquema los fondos buitres no escapan a este esquema. Nada hay de sorpresivo en el pensamiento de Paul Singer, no piensa distinto de Monsanto, o la Barrick Gold. Esto no debe ser despreciado, es una forma clave para poder superar las variantes, y en este sentido poco se puede “innovar” lo que podemos entender es que las regiones del mundo estás siendo clasificadas en cuanto a costos/beneficios, Argentina entonces, como Venezuela debe ser un proveedor barato de materias primas baratas, incluso cuando alcancen récords históricos- recordemos que la soja fue una reserva de valor en plena crisis de 2008. Pero lo que es más importante, la renta que deviene de la deuda externa. Si la deuda externa, pertenece a los países centrales hay una variante digna de ser considerada, China, Estados y privados como los fondos buitres presionan para obtener influencia, o beneficio directo por de medio de las obligaciones de los Estados Latinoamericanos.

Dante Palma, en su blog, dedica una bastante fantasiosa idea sobre qué el capitalismo es productivo o simplemente especulativo. Esto demuestra por lo menos que no se entiende uno de los grandes problemas argentinos, la falta de capital, y la preferencia por inversiones a largo plazo. La expansión de la soja que es parte del “capitalismo” productivo, no tiene mucha diferencia con “capitalismo financiero” la soja se produce basado en la renta de la tierra, y la operación de los granos a nivel internacional. ¿Acaso la soja iba a subir por el simple hambre de las sociedades asiáticas? La respuesta es no. Por el contrario se trata de una forma de concepción del capitalismo. Se trata de evitar la tematización ¿tiene sentido pensar esto? Yo creo que sí, los expertos del arco oficialista o del arco opositor sólo creen que se trata de un problema de política pública esto es un error.


Dejo abierto a pensar desde la política pública y la opinión pública, si ciertamente no estamos siendo presionados por nuestros vicios de tematización, y por la ausencia de críticas con ángulos originales, para repetir un error, hay que usar una receta ya utilizada y saber que podría ser un mal menor. ¿Qué queda de la dicotomía Patria o Buitres, Nación Colonia o Unidos o Dominados si no se crítica el qué, el por qué de la división en profundidad pese al resultado más inmediato? Sí podemos decir que se trata de la esencia del pensamiento latinoamericano por su existencia real y material en el sistema económico internacional pero no da eso necesariamente una respuesta automática. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Observatorio sobre Política Latinoamericana

Últimas Entradas

Portal del Sur - Agencia Latinoamericana de Noticias

Portal del Sur - Agencia Latinoamericana de Noticias
www.portaldelsur.info

"América Latina": Google Noticias

Más vistas

Observatorio Política Brasileña

Observatorio Política Brasileña
www.politicabrasil.com.ar

XVI JORNADAS NACIONALES DE FILOSOFÍA Y CIENCIA POLÍTICA

XVI JORNADAS NACIONALES DE FILOSOFÍA Y CIENCIA POLÍTICA
Programa de las Jornadas