martes, 1 de diciembre de 2015

La juventud del PT busca refundar el partido

La juventud del PT busca refundar el partido

Entrevista con el reelegido secretario de la organización, Jefferson Lima.

"El PT sigue insoportablemente vivo", afirmó Jefferson Lima, reelegido secretario general de la Juventud del Partido de los Trabajadores del Brasil durante el III congreso nacional que se llevó a cabo en Brasilia. Con la consigna "Generación Valiente: la juventud quiere vivir, la juventud quiere luchar", los delegados juveniles del partido oficialista brasileño sentaron posición para impulsar cambios en la política económica del gobierno de Dilma Rousseff y pedir la renuncia del presidente de la Cámara, Eduardo Cunha. En ese marco, Jefferson Lima conversó con Tiempo sobre el rol de la juventud, tanto en el PT como en su relación con la presidencia de Brasil.
–¿Qué balance hacen de este momento para la juventud partidaria?
–Lo asumimos con una gran responsabilidad, por la confianza de la mayoría de los jóvenes petitstas. Pero con más osadía para el próximo período. Tenemos un balance positivo dentro de la actual coyuntura política en Brasil porque conseguimos colocar a nuestra juventud en diálogo con diversos sectores de la sociedad y construimos agendas importantes para la reoxigenación de nuestro partido.
–¿Cuál es la relación con Dilma?
–Tuvimos muchos avances en los programas juveniles, que ya existían, y después con la Estatuto de la Juventud y el Programa Nacional de Educación. La situación es complicada porque sectores ultraconservadores, grandes empresarios y partidos de derecha se han organizado, junto con los medios de comunicación, para propiciar la caída del gobierno. En ese contexto las organizaciones de izquierda, junto con los movimientos populares, tenemos un rol muy importante para evitarlo. Siempre instando a la presidenta Dilma a ejecutar el programa político en la campaña, donde el ajuste no puede caer contra los trabajadores.
–Hablan de un nuevo PT, ¿qué proponen para cambiarlo?
–Un PT sintonizado con este nuevo Brasil, más joven, más popular y entendiendo la importancia de dialogar más con los movimientos sociales y presentar un nuevo proyecto político. Creemos que llegó la hora de petistas, de compañeros y compañeras que somos hijos de los últimos años del gobierno del PT de conducir los rumbos del partido, y cumplir nuestro papel, el de presionar al gobierno para que continúe construyendo un nuevo Brasil, con nuestra línea del socialismo petista, presente en los documentos construidos por los fundadores del PT, cuya obra es nuestra responsabilidad continuar.
–¿Cómo son los vínculos con juventudes de América Latina?
–Los vínculos son cada vez más necesarios para barrer los posibles retrocesos en nuestro continente. Por eso, la victoria de la derecha fue una derrota para el pueblo argentino y para nuestro continente. «

sábado, 28 de noviembre de 2015

PUNTO DE INFLEXIÓN PARA EL CONTINENTE


PUNTO DE INFLEXIÓN PARA EL CONTINENTE


Como un balde de agua fría, el espectro de gobiernos populares de América Latina ven azorados como uno de sus aliados es derrotado por la derecha. Sencillamente porque esto implica un punto de inflexión para las experiencias del continente.

Como un balde de agua fría, el espectro de gobiernos populares de América Latina ven azorados como uno de sus aliados es derrotado por la derecha. Sencillamente porque esto implica un punto de inflexión para las experiencias del continente. Es que hasta ahora las fuerzas conservadoras sólo pudieron cambiar gobiernos por vía de golpes institucionales, como en Honduras o Paraguay (incluso lo están intentando en Brasil), pero en esta ocasión, son las urnas las que decidieron el cambio, y al presente puede implicar un efecto dominó sobre la región, y de hecho la primera en enfrentar este nuevo escenario será la Venezuela de Maduro en las parlamentarias del 6 de diciembre.
Esta situación agrava el momento complejo que afrontan los gobiernos populares, que es muy diferente a sus fases de ascenso, con precios internacionales de sus productos en baja y tendencias recesivas, lo que implica una difícil situación de no poder avanzar en reformas, por las dificultades para enfrentar los desequilibrios presupuestarios y monetarios, a lo que se suma el desgaste mismo de encontrar propuestas de recambio más allá de los liderazgos.
En los casos de Bolivia o Ecuador, las reformas constitucionales permitieron sortear el problema de la sucesión. En tanto en que Brasil y Venezuela, los relevos dejaron reemplazantes que sufren el embate de una derecha rabiosa deseosa de volver a cualquier precio. Solo Uruguay encontró una sucesión, con alternancia interna, que le da cierta estabilidad. Lamentablemente, la experiencia argentina no lograr sortear este problema y cae ante una derecha que jugó en ese desgaste.
Un caso interesante en esta elección fue, además de usar la idea de cambio como en Brasil y Uruguay, utilizar la fuerza de los mismos proyectos nacional-populares, diciendo que iban a sostener lo conquistado y mejorarlo. Este juego de aikido, fue la principal incapacidad para reinstalar una propuesta de continuidad y mejora, dejando en una situación defensiva al oficialismo.
Con un poco de humor, se podría decir que en Argentina ganó el marxismo, pero de Groucho, que te muestra unos principios pero si no te gustan te ofrece otros. Sin embargo, es claro que la propuesta de "Hambre Cero y Revolución de la Alegría" parece seguir los pasos del "Salariazo y la Revolución Productiva", siendo la máscara de un regreso neoliberal que quizás contagió a toda la región.
Esto se manifiesta con sus planteos internacionales para la región, desde pedir sanciones sobre Venezuela y el realineamiento hacia la Alianza para el Pacífico, muestran a las claras una regresión sombría para el continente. Porque relega las articulaciones generadas desde la Unasur hasta la CELAC, desplazando el americanismo por un panamericanismo reorganizado por los Estados Unidos, donde el nuevo gobierno argentino se postula como principal renovador de las relaciones carnales, preocupante situación si tomamos en cuenta las tensiones abiertas en el escenario internacional con las acciones del Estado Islámico y las respuestas de Europa y Rusia. «

jueves, 12 de noviembre de 2015

Noviembre, diez años después



NOVIEMBRE, DIEZ AÑOS DESPUÉS


A diez años de la Cumbre de las Américas de Mar del Plata 2005, donde la alianza entre el argentino Néstor Carlos Kirchner, el venezolano Hugo Rafael Chávez, el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el uruguayo Tabaré  Vázquez permitió frenar el avance económico de Estados Unidos sobre toda la América Latina, es conveniente reflexionar la situación del continente ante una eventual victoria del empresario.

A diez años de la Cumbre de las Américas de Mar del Plata 2005, donde la alianza entre el argentino Néstor Carlos Kirchner, el venezolano Hugo Rafael Chávez, el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el uruguayo Tabaré  Vázquez permitió frenar el avance económico de Estados Unidos sobre toda la América Latina, es conveniente reflexionar la situación del continente ante una eventual victoria del empresario.
Porque decir "Mauricio Macri es volver al ALCA" no es un planteo de una "campaña de miedo" como el propio candidato sostiene a sugerencia del asesor de la alianza Cambiemos.
Cuando se dijo "ALCA al carajo!" se frenó un proceso que había comenzado en 2001 con un tándem de gobiernos neoliberales como los de Fernando Henrique Cardoso, Jorge Battle y Fernando De La Rúa, quienes estaban dispuestos a someterse a la abstracta libertad de mercado que en concreto implicaba el decidido avance de las trasnacionales norteamericanas sobre la economía del continente. Sin embargo, el giro latinoamericano durante los primeros años de este siglo, permitió generar un bloque alternativo.
Esto derivó también en un cambio en el MERCOSUR, una experiencia de integración que data de 1991, y que se amplió y creció, abriendo sus puertas a nuevos integrantes de la región: primero  fue Venezuela y próximamente se incluirá a Bolivia. Además, bajo el impulso de Brasil, se articularon nuevos anillos de alianzas estratégicas como la formación de la UNASUR en 2008, una experiencia de acuerdos políticos, y poco después, ya en 2010, de la CELAC, organismo que por primera vez encuentra al continente reunido sin Estados Unidos.
Obviamente, la potencia imperial no se resigna a dominar su "patio trasero", como lo entiende el realismo diplomático norteamericano, y también busca estrategias de fragmentación del continente. De esta forma, conformó durante el 2011 la "Alianza para el Pacífico" de manera de favorecer a gobiernos neoliberales que aún persisten en la región, como Perú, México, Colombia e inclusive Chile.
Pero volviendo al tema de marras, es clara la posición de Mauricio Macri a favor de reorientar la política exterior hacia lo que muy gráficamente se llamó "relaciones carnales", que no fue más que el seguidismo norteamericano, y que implicará la apertura indiscriminada y la sumisión financiera a través de una nueva fase de endeudamiento exponencial, algo que irá a ocurrir indefectiblemente con el déficit comercial que esto conlleva. Y no sólo eso, porque se agravaría al someterse a los designios del capital financiero bajo la presión judicial y los manejos del juez Thomás Griesa.
En tal sentido, cuando Mauricio Macri dice que Argentina está aislada del mundo, pretende volver a un esquema como el ALCA, que indudablemente sería volver a entrar al esquema de sometimiento norteamericano,y es una diferencia sustancial para pensar por parte de aquellos que impulsan el voto en blanco, sin comprender que una América Libre es una diferencia que bien vale la pena sostener y que es uno de los grandes legados de Néstor Kirchner y las alianzas fuera del mundo PRO. «

jueves, 3 de septiembre de 2015

Balance de la crisis brasileña- ¿por qué por arriba y no por abajo?

Una de las claves para poder el papel de la crisis brasileña es entenderla dentro del marco en que se la pensó, y en este sentido hay visiones contrapuestas, en Europa y Estados Unidos, se toma el gobierno del PT como un gobierno más, en parte porque se lo considera en muchos aspectos moderado en lo político, lo social y lo económico y en este sentido “populista”, irresponsable en suma. The Economist y Bloomberg por citar dos medios norteamericanos se mostraron pro Aecio Neves, no obstante otros diarios se mostraron pro Marina Silva o no apostaron directamente por el papel de Aecio como el salvador del país.

Brasil tiene una serie de contradicciones en el juego de poder que son ignoradas desde el punto de vista local, es decir el Argentino y del Latinoamericano en general, a medida que la crisis aumenta en la región la cooperación regional no funciona en los parámetros que venía funcionando. Este sentido, a medida que las recesiones se presentan o los problemas en el tipo de cambio, o la caída de los precios de los recursos naturales, las relaciones se resienten. En Brasil hoy podemos ver que la prudencia si se la quiere llamar de alguna manera del PT fue no apostar a que el “golpe palaciego” era imposible, por eso el control, y la negociación sucia con el PMDB, en este sentido, el PMDB no es la FEDECÁMARAS de Venezuela, un bloque mucho más compacto el cual hizo el golpe de 2002, con apoyo de Estados Unidos por las incuestionables credenciales pro-norteamericanas, ni tampoco es el factotum que termina siendo el Partido Colorado en Paraguay. En este sentido, porque no se hizo seriamente una observación de los contextos no es cierto que haya algo más progresivo en los golpistas paraguayos colorados que en la alta burguesía venezolana o brasileña. Lo que es cierto es que cada uno tenía un fondo distinto. Para quien analice lo que pasó en Paraguay, puede entender que todo estaba armado para un juicio exprés. mostrando el papel del vicepresidente del partido liberal Paraguayo, hombre que no tendrá una gran trascendencia histórica. Gran parte del lobby estaba dado por los sojeros y por otros sectores atados al capital y alineados con el partido Colorado. En Brasil y esto demuestra el petrolao los empresarios tuvieron un nicho muy cómodo, tanto es así que la crisis a largo plazo de Brasil tiene que ver con el Real, la actividad, y Petrobrás.

En todos los casos críticos, vemos como caen las figuras menores del esquema. En esta guerra, hay pesos pesados del PT y de la oposición que parecen no ponerse en juego, y esto muestra que Cunha, Neves y Rousseff o Da Silva tienen un peso suficientemente importante para no ser tocados directamente, la caída más importante del PT fue Dirceu, el monje negro del PT, Cunha que opera en gran parte a cara descubierta no tiene ese problema, y el PT tiene que ganar tiempo, y esto se ve en el presupuesto dónde los intereses de la nación se cruzan. Se puede comprender que este camino medio entre el ajuste, más ortodoxo y el ajuste fáctico de recesión más inflación, más suba de tarifas de servicios públicos tiene un fin claro que es ganar margen. Brasil se reprimariza y se hace exportador nuevamente y el índice de consumo de los hogares al caer, muestra que la vía del desarrollo del PT especialmente durante el primer gobierno de Dilma se está volviendo exiguo. Esto tiene consecuencias, la oposición en las calles no tiene mucho más crecer. Red O globo quiere mantener en la diferencia a la base electoral del PT, los opositores quieren salir pero no son muchos más, y su “necesidad de salir” es relativa. Esta diferencia se hace vital y muestra el presupuesto gris de Dilma es decir, saber que si aprieta en lo esencial, las protestas van a ser violentas en serio porque simplemente va contra la supervivencia de miles de personas.

Lo cierto es que la derecha brasileña es compleja, y las teorías que van al golpe y al desgaste bien conviven, se trata en todo caso de un Bloque Histórico en el sentido Gramsciano no de una hegemonía laxa, esta burguesía paulista, tiene claro cuál es el norte, y en este sentido, vemos a la Unión Europea tanto para Argentina como para Brasil en una nueva referencia, las razones aún son desconocidas. En parte podemos suponer que podría tener que ver con la forma en que se financian muchas nuevas obras de infraestructura.

Por eso, pese a que esta crisis tenga picos, no tiene cambios esenciales, después del gran fracaso del Mundial, el cual anticipaba las contradicciones entre partido de gobierno y el empresariado se juegan otras cartas, entre ellas las olimpiadas una serie de grandes concesiones. Todo esto a la par de una importante transferencia de ingresos. Podemos entender que una de las economías más grandes del planeta tiene contradicciones muy importantes, y en ella se puede ver por ejemplo la licitación de las plataformas petroleras, Petrobras abandonó el monopolio en 1998, y como PEMEX convierte a estos pozos en una vía de entrada rápida de capitales mediante licitaciones. En este sentido, nuevas formas de negocio petrolero, van a cambiar los flujos en los sistemas políticos. La “transparencia” es la que hace adelgazar Petrobras, pero no mucho más que esto. Por otro lado, Lula tiene una complicada manera de arbitrar de cara a 2018, y en esta espera tiene como resultado no poder formar parte del gobierno, lo que pasa en el resto de los niveles del PT será aún difícil de adivinar. Para esto habrá que entender el papel futuro del sindicalismo y de las figuras del PT en el resto del país.

Por esto, la diferencia fundamental con Collor y la diferencia con el líder marxista nacionalista Joao Goulart es evidente, primero consideraciones fácticas, la debilidad de Collor siendo un presidente populista pero vacío en este sentido cuando Correa llegó con un débil partido político mostró que con astucia y con ideología, se puede sobrevivir y gobernar, segundo que Collor proponía una osada reforma del Estado mediante una ataque a la burocracia estatal en medio de la inflación galopante, y el vicepresidente Itamar Franco se vio a sí mismo muy superior a Collor y además sí en ese momento un apoyo militar explícito. Hoy en el caso, de Temer, no se cree mejor que Dilma, su eventual gobierno de Unidad Nacional sería precario, porque las bases del PT podrían volver, y presionar por una salida por derecha por parte del PSDB, y en este sentido, Temer, tiene que esperar. Cunha que está por detrás se encuentra con igual defecto y hasta se podría decir que sería más odiado por la misma base del PSDB, y por lo tanto por O Globo, Folha, etc. El PT es el partido del orden en muchos sentidos, y el Mensalao y el Petrolao, muestran el grado de profundidad de una línea política de gran alianza fáctica de todos los diputados posibles. En este sentido, un Nicolás Maquiavelo podría decir que como príncipe nuevo el PT fundó sobre bases sólidas su dominio y su gran problema es que sus propias tropas no son suficientes y que el PMDB es mercenario. Los grandes el PSDB aspiran a quitarlos del medio,  y el favor del pueblo en términos clásicos pende de un hilo. Por último vale decir un par de cosas, la estrategia de Estados Unidos en el siglo XX para con América Latina nada tiene que ver con el siglo XXI, en este sentido los ataques a Allende y Goulart, fueron pergeñados por la CIA en un nivel que cualquier operaciones de protesta de hoy parecería un juego de niños, y en este sentido los ejércitos y bandas fascistas, salieron a atacar a la clase obrera que era el muro de contención y condiciones de posibilidad de estos gobiernos. La cuestión de la legalidad en Allende con los militares y la oposición nada tiene que ver con la cuestión de la gobernabilidad en la actualidad por parte del PT, y madurar esta diferencia si muestra cómo el siglo XXI, las burguesías locales tienen mucho más peso en el control de la sociedad, y no se sienten amenazadas como se sintieron en los 60´y 70´.

En este sentido, la crisis actual si se desarrolla parecerá mucho a la crisis asiática de finales de los 90´ con el temor de la burbuja tecnológica de 2000 y 2001 en Estados Unidos considerando que hoy las empresas tecnológicas de los Estados Unidos son mucho más importante es preocupante, Brasil con su nivel de deuda es preocupante pero su nivel de reservas, hace que todo el tiempo tenga que esperar a lo que ocurra afuera, lo que sabremos es que el Brasil aspirante al Consejo de Seguridad, hermano mayor de Latinoamérica está diluyéndose, no sabemos si el par Obama-Clinton tomarán a Brasil como estado pivot para su política en parte porque no lo consideran vital en su seguridad, y puede que Colombia de manera inverosímil tome ese lugar.

Esto muestra a un Brasil que tiene una crisis de élites, una crisis económica y un miedo a que la crisis sociales se expanda por derecha y por izquierda, esta no es una crisis de representación sino una clara crisis de intereses, las alas más de izquierda del PT son contenidas, y las alas de extrema derecha, son superfluas, y puede que derrotas culturales de corte punitivo por parte de esa derecha fueran sus conquistas históricas, y base de la represión en medio del ajuste en forma inédita. Por eso, el centro político diluyéndose da para entender que la “Gran Política” en el PT es superar el gran ciclo económico que se dió y que pone a Brasil a re-sentar las bases del crecimiento la siguiente década y media. Lo que es cierto es que estrangulamiento progresivo quitará gran parte del brillo del PT en su supervivencia y por lo tanto hará del horizonte de posibilidades de la sociedad brasileña algo más exiguo, con maldad, el fallecido Gore Vidal explicaba, parafraseando nosotros: “Brasil es el eterno país del futuro”.  El futuro en Brasil está en su desarrollo en torno al resto de las naciones, y puede que sea más posible que el desarrollo ruso o sudafricano, pero es incierto. La crisis resuelta por arriba muestra que el Lula Da Silva contra todos los pronósticos ha sido el político latinoamericano que mejor pudo manejar la lógica gobierno oposición, y que desde la debilidad comunicacional, sí pudo usar todas las “instituciones republicanas” para compensar todo lo que en teoría serían cajas vacías. En este sentido, el PT de Lula nada tiene que envidiar a otras coaliciones gobernantes en otros países, ya sea el CDU alemán, el PP español, el Conservadurismo inglés, el FPV en Argentina o los mismos demócratas en Estados Unidos.  Este detalle suele perderse en las ideas más sencillas de catastrofismo, y si se quiere ver como juegan los tiempos de la política y las épocas, el hecho de que Lula perdiese en el momento en que Collor fue presidente configura un poco la historia de estos equilibrios, la reforma del estado, y el control de la inflación por parte del PSDB, el primer gobierno de Lula primero como asistencialista y el de Dilma como desarrollista y la relación cada vez más complicada, relativa y distante con los movimientos sociales.

Brasil tiene una crisis orgánica, de ciclo económico y política pero el PT contra todo pronóstico está mejor adaptado al sistema, a las instituciones e incluso con poco espacio se mantiene en el poder. Queda claro que esta forma de ver los asuntos no es la dicotomía clásica de progresismo y de procesos progresivos constantes y esto se hace por honestidad intelectual y no por animosidad contra el PT.

¿Cuánto tiempo van a durar los pactos entre cúpulas? ¿Puede haber un winset diferente? ¿Existe un movimiento social amplio sin representación, con una tentativa de programa y aspiraciones políticas aunque sea contradictorias? Estas son las tres preguntas que combaten el impresionismo de la cobertura televisiva constante y la entrevista a los distraídos que muchas veces protestan sin saber por qué pero que cuentan en cuánto número porque efectivamente protestan combatiendo el psicologismo más rancio, y mostrando que las democracias son mayorías formales, y que el pueblo “Nunca se equivoca”, menos cuando el poder pasa de manos, y a “Rey muerto, rey puesto”. Una apertura a las masas en este momento sí implicaría un movimiento de riesgo para toda la clase dominante brasileña y parece que esta es la “verdadera línea roja de la sociedad brasileña”.  

miércoles, 12 de agosto de 2015

Dilma enfrenta una embestida con desenlace incierto

Tiempo Argentino

http://tiempo.infonews.com/nota/181361/dilma-enfrenta-una-embestida-con-desenlace-incierto

OPINAN

 Ricardo Romero




Entrevista a Alfredo Alejandro Gugliano
"Dilma enfrenta una embestida con desenlace incierto"


A cuatro días de las marchas contra la mandataria, el profesor universitario analiza el escenario político brasileño.

Para el próximo 16 de agosto está convocada una marcha que impulsa el impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff. Una manifestación que puede agravar la crisis institucional que afronta por las acusaciones de corrupción. A su vez, la mandataria podría enfrentar otro escollo si el Tribunal de Cuentas de la República objeta las cuentas fiscales de 2014 y coloca en el Parlamento la decisión de dimitirla y convocar a elecciones.
Ante este escenario, Tiempo Argentino conversó con Alfredo Alejandro Gugliano, quien es profesor en la Universidad Federal de Río Grande do Sul y especialista en Política Contemporánea de América Latina. De paso por Argentina, luego de la charla que dio en el Foro Socialista de la Sociedad Luz en Barracas, el académico dio un panorama desalentador del escenario en Brasil.
-¿Hay probabilidad cierta de un impeachment en Brasil?
-Hay muchos sectores interesados hoy en el impeachment. Es un escenario posible, porque el actual presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien es miembro del PMDB (Partido del Movimiento Democrático Brasileño) y del bloque evangelista, está impulsando una fuerte oposición a Dilma, así como a las políticas del gobierno federal. Las posiciones de Cunha hoy, son un fuerte obstáculo a la estabilidad democrática del país.
-¿Pero tiene posibilidades ciertas?
- Es más difícil, porque implicaría un acuerdo parlamentario del PMBD, e incluso del PSDB (Partido de la Socialdemocracia Brasileña), pero además debería lograrse encontrar algún vínculo de Dilma con los hechos de corrupción para poder activar el procedimiento. Es uno de los escenarios, pero el menos problable.
-¿Cuál sería otro?
-El referido a las cuentas públicas, porque si el Tribunal de Cuentas de la República sugiriese al Parlamento la desaprobación, coloca en agenda la posibilidad de votar la destitución de Dilma y el llamado a elecciones, algo que al PSDB le quedaría más cómodo, porque en el caso de impeachment la destitución es personal y la presidencia quedaría en manos de Michel Temer. Por eso veo más probable este escenario, que el otro. Hasta hoy eso nunca ocurrió, pero en el contexto de actual fragilidad del gobierno no es un de escenario descartable.
-¿Pero son complejos de acordar en el Parlamento?
-Sí, pero la manifestación del próximo 16 de diciembre podría generar un impacto social muy fuerte, que profundice la caída de imagen de Rousseff y llevarla, para evitar lo anterior, a una renuncia. Algo que parece remoto, pero la dinámica de la política lo pone sobre la mesa.
-¿Pero tiene posibilidad de recomponer el gobierno?
-Lo está buscando, a través de una reforma ministerial, que al contrario de la Reforma Política que pregonó, va hacia una renegociación de cargos para ceder espacios a los sectores concentrados, ya lo hizo cuando incluyó a Joaquin Levy y a Katia Abreu, reorientando la economía a la ortodoxia y a los agronegocios.
-¿Pero el Partido dos Trabalhadores qué hace?
-El primer gran error fue que tardó muchísimo para reconocer la crisis y presentar una reacción. Decía que era una maniobra de los medios, una fábula que lo único que provocó fue el agravamiento de la misma. Ahora se encuentra con un proceso de crecimiento de la inflación y el desempleo, combinado con una recesión, por lo que la salida a la crisis se hace cuesta arriba.
-¿Pero los medios no instalan esa agenda?
-Los medios masivos de comunicación en Brasil son fuertes pero, a diferencia de Argentina donde el gobierno tiene una red propia y la posibilidad de usar la cadena nacional, hay una fuerte expresión social de esa derecha, está en las calles, en organizaciones de derecha y en partidos de derecha. Es más, los dirigentes del PT están sufriendo escraches o intimidaciones en las calles, como recientemente María do Rosario Nunes, ex Ministra de DDHH quien fue increpada junto a su madre en un mall de Porto Alegre con amenazas.
-Panorama complejo para el PT...
-Sí, porque aún saliendo de la crisis política, se estima que en las elecciones municipales del año que viene podría llegar a perder hasta el 40% de las intendencias. De esta manera, los que piensan en Lula 2018 por su alta imagen positiva, deberían comprender que el test electoral también está condicionando esta posibilidad, sin contar que por todos los medios se está tratando de involucrarlo en las denuncias de corrupción.
-¿Es el punto más complejo de enfrentar?
-Pienso que uno de los puntos más complicados es la vinculación de dirigentes del gobierno y del PT con las denuncias. Problema que en mi opinión ni el PT, ni el gobierno, supieron enfrentar. Creo que es el punto crucial y que puede afectar a la región, porque marcaría la crisis de un proyecto que será difícil de recuperar por parte de la izquierda. «

0 comentarios
Ordenar por 
Agregar un comentario...

Observatorio sobre Política Latinoamericana

Últimas Entradas

XVII Jornadas Nacionales de Filosofía y Ciencia Política

XVII Jornadas Nacionales de Filosofía y Ciencia Política
MAR DEL PLATA- UNMdP 22, 23, 24 y 25 de NOVIEMBRE de 2017

Portal del Sur - Agencia Latinoamericana de Noticias

Portal del Sur - Agencia Latinoamericana de Noticias
www.portaldelsur.info

"América Latina": Google Noticias

Más vistas

Observatorio Política Brasileña

Observatorio Política Brasileña
www.politicabrasil.com.ar