viernes, 14 de marzo de 2014

Un proyecto que busca consolidarse - El Salvador

Tiempo Argentino

Inicio > Editorial
14.03.2014 | OPINIÓN

Un proyecto que busca consolidarse

Los diez puntos de ventaja de Sánchez Cerén –del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN)– sobre Norman Quijano, de ARENA, parecían sentenciar una victoria cómoda que los resultados finales relativizaron bastante. Pero la victoria del FMLN marca dos puntos políticos importantes.

Por:

Ricardo Romero El primero regional, porque mantiene la tendencia de victorias de gobiernos populares desde Chávez a la fecha, que podría continuar durante el año con las victorias del Partido dos Trabalhadores en Brasil y el Frente Amplio en Uruguay. Este triunfo sostiene un eje de contención a la hegemonía estadounidense que, en articulación con el Frente Sandinista de Nicaragua, pone una presencia de fuerzas alternativa en Centroamérica.
Además consolida la propuesta política del FMLN, colocando en la presidencia a un candidato propio, porque en las elecciones pasadas, en transición a su incorporación a la legalidad política tras su surgimiento como grupo armado, tuvo que llevar un candidato independiente, el periodista Mauricio Funes. Es que la elección de Salvador Sánchez Cerén coloca en la presidencia a un histórico líder del FMLN. Este maestro de escuela que se había unido a las Fuerzas Populares de Liberación durante los años setenta, que luego convergería en el FMLN con otras cinco organizaciones, era el comandante Leonel y tuvo la responsabilidad de participar en los acuerdos de paz que permitieron concluir un conflicto de más de una década en su país (1980-1992). Terminada la guerra, participaría con el FMLN como partido y sería electo diputado por varios mandatos. Desde 2009 acompaña a Funes como vicepresidente y estuvo a cargo de la cartera de Educación, donde llevó un estratégico plan de alfabetización en el país.
Como marco de análisis, podemos destacar que en El Salvador se constituye un nuevo bipartidismo, marcado por la derecha Alianza Nacionalista Republicana (ARENA), que propició el asesinato del Monseñor Romero en 1980 como antesala de la Guerra Civil. Situación que está marcada desde las elecciones legislativas de marzo de 2013, cuando el FMLN obtuvo 31 de los 84 escaños en el Parlamento salvadoreño y la ARENA se quedó con 33. ARENA había gobernado el país por 20 años antes de la llegada de Funes en 2009. Con este esquema de gobierno dividido, Sánchez Cerén deberá enfrente dos grandes frentes, en primer lugar  las olas de violencia que provoca el enfrentamiento de pandillas urbanas, que a pesar de los acuerdos de tregua que lograron entre la "Mala Mavatrucha" y "Barrio 18" que redujo el número de muertes diarias de 14 a cinco, aún sigue siendo un tema a resolver. A su vez, la fuerte dependencia externa de divisas, que luego de la fuerte corriente migratoria hacia los Estados Unidos, provocada por la guerra civil y los enfrentamientos entre pandillas, de unos 2,5 millones de personas, lo que implica un tercio de los residentes de El Salvador reciben unos U$S 3000 M por año, casi el 16% del PBI en transferencias hacia el país, tiene un fuerte impacto en una economía que está dolarizada.


 

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News


COMENTARIOS 2


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Observatorio sobre Política Latinoamericana

Últimas Entradas

Más vistas

XVI JORNADAS NACIONALES DE FILOSOFÍA Y CIENCIA POLÍTICA

XVI JORNADAS NACIONALES DE FILOSOFÍA Y CIENCIA POLÍTICA
Programa de las Jornadas